Blogs

The History of WiFi

La historia del WiFi

Desde sus inicios, el WiFi ha jugado un papel integral en mantenernos conectados en casa y en público.

El brote de la pandemia de coronavirus solo ha aumentado drásticamente la demanda de WiFi rápido y confiable.

Hemos llegado al punto de esperar un grado estándar de conectividad dondequiera que estemos y confiamos regularmente en el WiFi para mantener nuestra productividad, nuestra organización, nuestra salud e incluso nuestra protección. 

Los avances recientes en la tecnología de WiFi han contribuido en gran medida al Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), permitiéndonos estar aún más conectados que nunca. 

Pero, ¿cuántos de nosotros conocemos la historia completa detrás de la tecnología WiFi? ¿Cuándo se inventó el WiFi? ¿Cómo funciona exactamente? ¿Y qué tan lejos ha llegado en 20 años? 

Aquí hemos explorado la historia del WiFi, desde dónde comenzó, qué nos ha ayudado a lograr y qué futuro nos promete a medida que estamos cada vez más interconectados.

¿Qué es el WiFi y cómo funciona?

En un nivel básico, WiFi es una forma de hacer llegar Internet de banda ancha a un dispositivo mediante transmisores inalámbricos y señales de radio. 

Una vez que un transmisor recibe datos de Internet, convierte los datos en una señal de radio que puede ser recibida y leída por dispositivos habilitados para WiFi. 

A continuación, se intercambia información entre el transmisor y el dispositivo.

¿Cuándo se inventó el WiFi?

El WiFi se inventó y se lanzó por primera vez para los consumidores en 1997, cuando se creó un comité llamado 802.11. Esto llevó a la creación del IEEE802.11, que se refiere a un conjunto de estándares que definen la comunicación para redes de área local inalámbricas (WLAN). 

A continuación, se estableció una especificación básica para WiFi, que permite dos megabytes por segundo de transferencia de datos de forma inalámbrica entre dispositivos. Esto provocó un desarrollo en equipos prototipo (enrutadores) para cumplir con IEEE802.11, y en 1999, se introdujo el WiFi para uso doméstico.

Frecuencias de WiFi

El WiFi utiliza ondas electromagnéticas para comunicar datos que se ejecutan en dos frecuencias principales: 2.4Ghz (802.11b) y 5Ghz (802.11a). Durante muchos años, 2.4Ghz fue una opción popular para los usuarios de WiFi, ya que funcionaba con la mayoría de los dispositivos convencionales y era menos costoso que el 11a.

Volverse más fuerte

En 2003, las velocidades más rápidas y la cobertura de distancia de las versiones WiFi anteriores se combinaron para crear el estándar 802.11g. Los enrutadores también estaban mejorando, con mayor potencia y mayor cobertura que nunca. El WiFi comenzaba a ponerse al día, compitiendo con la velocidad de las conexiones por cable más rápidas.

2009 – La llegada del 802.11n

2009 vio la versión final del 802.11n, que era incluso más rápido y más confiable que su predecesor. Este aumento en la eficiencia se atribuye a los datos de «Múltiples entradas múltiples salidas» (MIMO), que utilizan múltiples antenas para mejorar la comunicación tanto del transmisor como del receptor. Esto permitió aumentos significativos en los datos sin la necesidad de un mayor ancho de banda o potencia de transmisión.

2.4Ghz se congesitona

El rango extendido de 2.4 Ghz significaba que un número cada vez mayor de dispositivos (desde monitores para bebés hasta bluetooth) usaban la misma frecuencia, lo que hacía que se volviera más abarrotado y lento. En consecuencia, 5Ghz se convirtió en la opción más atractiva.

Enrutadores de doble banda simultánea

Para resolver este problema, se crearon enrutadores de doble banda. Estos enrutadores contenían dos tipos de radios inalámbricas que podían admitir simultáneamente conexiones en enlaces de 2.4 GHz y 5 GHz.

De forma predeterminada, los dispositivos dentro del alcance de un enrutador de doble banda se conectarían automáticamente a la frecuencia de 5 GHz más rápida y eficiente. Sin embargo, si un dispositivo estaba más lejos o detrás de las paredes, el 2.4Ghz podría usarse como respaldo.

De 2012 en adelante

801.11ac tenía como objetivo mejorar el rango de 5Ghz: tenía cuatro veces la velocidad de WiFi 801.11n, un ancho mayor y la capacidad de admitir más antenas, lo que significa que los datos podían enviarse más rápidamente. 2012 también vio el nacimiento del concepto Beamforming, que Eric Geier explica como enfocar señales y concentrar la transmisión de datos para que lleguen más datos al dispositivo objetivo. Él señala: «En lugar de transmitir una señal a un área amplia, con la esperanza de alcanzar su objetivo, ¿por qué no concentrar la señal y apuntar directamente al objetivo?»

El WiFi hoy 

El uso del WiFi en la actualidad se resume muy bien en Rethink Wireless: “El desempeño del WiFi continúa mejorando y es una de las tecnologías de comunicaciones inalámbricas más ubicuas en uso en la actualidad. Es fácil de instalar, fácil de usar y económico. 

Los puntos de acceso WiFi se configuran en el hogar y en puntos de acceso público, lo que brinda un acceso conveniente a Internet para todo, desde computadoras portátiles hasta teléfonos inteligentes. 

Las tecnologías de encriptación hacen que el WiFi sea seguro, manteniendo alejados a los intrusos no deseados de estas comunicaciones inalámbricas».

Pero el WiFi se trata más de simplemente conectarse en línea para consultar el correo electrónico o navegar por las redes sociales. 

También ha permitido que una cantidad alucinante de dispositivos electrónicos y de computación de consumo se interconecten e intercambien información.

Esto se conoce como el Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés). Según  Wi-FI.org, IoT es «una de las olas de innovación más emocionantes que ha presenciado el mundo» y que «su potencial apenas ha comenzado a emerger».

Las empresas basadas en el WiFi como Purple demuestran cuánto potencial se puede aprovechar para las empresas: con una cantidad cada vez mayor de dispositivos habilitados para WiFi en el mercado.

Purple permite a sus clientes obtener cantidades increíblemente completas de datos de usuario a través rubros como servicios de ubicación, inicio de sesión a través de redes sociales, y una gran cantidad de herramientas de marketing digital.

Está claro que el WiFi ya no es una calle de un solo sentido, se ha convertido en una parte esencial de nuestro día a día personal y profesional, y está mejorando constantemente nuestra eficiencia, nuestra comunicación y alienta constantemente a la industria de la tecnología a impulsar los límites de lo posible.

En general, las capacidades de WiFi son infinitas y, con la forma en que van las cosas, estamos increíblemente emocionados de ver lo que nos depara el futuro.

Share this post

Portal de Purple inicio de sesión

Por favor seleccione su región a continuación